Ajuntament de Sant Guim de Freixenet Administraciones públicas Sant Guim de Freixenet Lleida

Este nombre proviene del término alto, usado como sustantivo en referirse a una colina y que se habría transformado, en un primer momento, en el diminutivo altet, al hablar de una colina, y más tarde en Altadill, que se añadió el sufijo diminutivo -ill.

SANT SALVADOR DE ALTADILL

A pesar de tener origen medieval la actual capilla es una estructura moderna. Ya consta bajo la advocación de San Salvador en una visita pastoral de 1332. No muy lejos del edificio actual se conservan los basamentos del primitivo edificio románico. Es de una única nave, de estructura muy simple. En la fachada principal está la puerta de acceso, en la dovela central de la que figure la fecha de 1894, una ventana circular y un pequeño campanario de pared.

La denominación de San Salvador no se refiere al santo homónimo del siglo XVI sino al título dado a Dios, como salvador de los hombres. La tradición latina lo identificó con la transfiguración, cuando Jesús manifestó su gloria y su mesianismo a los apóstoles Pedro, Santiago y Juan a la montaña identificada como Tabor. A partir de los siglos XII y XIII apareció una leyenda que hablaba de un icono del Salvador de la ciudad de Beirut que sudar agua y sangre y obró numerosos milagros. El culto al crucifijo de "Berit" como se popularizó se extendió a varias iglesias y capillas del Principado.

LA FUENTE DE SAN SALVADOR

A pocos metros de la iglesia encontramos una fuente de hoyo cubierta con bóveda ligeramente apuntada, hecha de piedra seca.

A la hora de cubrir cabe distinguir tres técnicas diferentes: La falsa cúpula o bóveda cónica, la bóveda y la cúpula. La cubierta de falsa cúpula consigue con la superposición de las piedras, es decir por aproximación sucesiva de hileras horizontales de piedras formando anillos o hiladas, que al llegar a una cierta altura se adentrándose hasta cerrar la abertura o dejar un pequeño hueco que se cierra con una losa plana anomendada "cubierta"; las piedras son colocadas con un pequeño desnivel hacia el exterior para evitar filtraciones. A las de cúpula semiesférica, las piedras se van poniendo hilera por hilera en espiral, en rotación a un eje central imaginario desniveladas, hacia el interior para conseguir una cúpula y cerrarla con la piedra central o clave.